Fracturas de la extremidad superior

Las fracturas en la extremidad superior pueden involucrar varios huesos, incluidos el húmero (hueso del brazo), el cúbito y el radio (huesos del antebrazo), así como los huesos de la mano. Estas fracturas pueden ocurrir debido a diversas causas, como caídas, impactos directos, lesiones deportivas o accidentes.

Fracturas de clavícula

La fractura de clavícula es una lesión común que ocurre cuando el hueso largo y delgado que conecta el esternón con el omóplato (clavícula) se rompe. Esta lesión puede ocurrir debido a varias causas, como caídas directas sobre el hombro, impactos directos en la clavícula, o lesiones durante actividades deportivas. Aquí hay información general sobre las fracturas de clavícula:

Síntomas:

  1. Dolor:
    • El dolor en la zona de la clavícula es uno de los síntomas más comunes.
  2. Inflamación y Hematomas:
    • Puede haber hinchazón y hematomas alrededor del área afectada.
  3. Dificultad para Mover el Brazo Afectado:
    • El movimiento del brazo en el lado afectado puede ser doloroso y limitado.
  4. Deformidad:
    • En algunos casos, puede haber una deformidad o abultamiento evidente en la clavícula rota.
  5. Sensibilidad al Tacto:
    • La zona alrededor de la clavícula puede ser sensible al tacto.
  6. Sonido de Clic o Rozamiento:
    • Algunas personas pueden experimentar un sonido de clic o rozamiento al mover el brazo.

Diagnóstico:

  1. Examen Físico:
    • Un médico realizará un examen físico para evaluar la extensión de la lesión, la presencia de deformidad y la movilidad del brazo.
  2. Radiografías:
    • Las radiografías son la herramienta diagnóstica más común para confirmar la fractura y determinar su ubicación y gravedad.

Tratamiento:

El tratamiento de una fractura de clavícula puede variar según la gravedad de la lesión. Algunos enfoques comunes incluyen:

  1. Inmovilización:
    • En casos menos graves, se puede recurrir a la inmovilización con el uso de un cabestrillo o una férula para permitir que la clavícula se cure por sí sola.
  2. Medicamentos para el Dolor:
    • Se pueden recetar analgésicos para ayudar a controlar el dolor.
  3. Fisioterapia:
    • La fisioterapia puede ser útil para mejorar la movilidad y la fuerza del hombro después de la curación inicial.
  4. Cirugía:
    • En casos de fracturas más graves, especialmente aquellas con desplazamiento significativo o fragmentación, se puede considerar la cirugía para fijar la clavícula con placas, tornillos u otros dispositivos.

El tiempo de recuperación puede variar, pero muchas fracturas de clavícula sanan bien con el tiempo y el tratamiento adecuado. Es importante seguir las recomendaciones del médico y realizar cualquier programa de rehabilitación recomendado para optimizar la recuperación y evitar complicaciones a largo plazo.

Fracturas de escápula

Las fracturas de la escápula (omóplato) son relativamente poco comunes en comparación con las fracturas de otros huesos, como el húmero o la clavícula. La escápula es un hueso triangular que forma parte de la cintura escapular, y su fractura puede deberse a traumas directos, como caídas o impactos. Aquí se describen algunos aspectos relacionados con las fracturas de la escápula:

Tipos de Fracturas de la Escápula:

  1. Fractura de Cuerpo de Escápula:
    • Ocurre cuando hay una fractura en la parte central del hueso.
  2. Fractura de Cuello de Escápula:
    • Implica la fractura en el área que conecta el cuerpo de la escápula con la articulación del hombro.
  3. Fractura de Acromion:
    • Se refiere a la fractura en la parte superior de la escápula que forma parte del acromion.
  4. Fractura de Apófisis Coracoides:
    • Implica la fractura de la pequeña protuberancia en la parte frontal de la escápula.

Síntomas de Fracturas de Escápula:

  1. Dolor:
    • Dolor en el área del hombro y la espalda.
  2. Inflamación y Hematomas:
    • Puede haber hinchazón y hematomas alrededor del área afectada.
  3. Dificultad para Mover el Hombro:
    • Movimientos limitados y dolor al intentar levantar o mover el brazo.
  4. Sensibilidad al Tacto:
    • Sensibilidad en la zona de la fractura.

Diagnóstico y Tratamiento:

  1. Radiografías:
    • Las radiografías son la principal herramienta de diagnóstico para evaluar la presencia y la gravedad de una fractura de la escápula.
  2. Tratamiento Conservador:
    • En muchos casos, las fracturas de la escápula se tratan de manera conservadora con reposo, inmovilización y fisioterapia para recuperar la movilidad.
  3. Cirugía:
    • Algunas fracturas más graves pueden requerir cirugía, especialmente si hay desplazamiento significativo o fragmentación.
  4. Rehabilitación:
    • Después del tratamiento, la rehabilitación juega un papel crucial para restaurar la fuerza y la movilidad del hombro.

Es importante que las fracturas de la escápula sean evaluadas y tratadas por profesionales de la salud, como ortopedas o cirujanos traumatológicos. La decisión sobre el enfoque de tratamiento dependerá de la naturaleza y la gravedad de la fractura.

Fracturas del húmero

Las fracturas del húmero, el hueso del brazo que se extiende desde el hombro hasta el codo, son bastante comunes y pueden ocurrir debido a diferentes tipos de traumas, como caídas, accidentes de vehículos, deportes u otras lesiones. Aquí se describen algunos aspectos relacionados con las fracturas del húmero:

Tipos de Fracturas del Húmero:

  1. Fractura del Cuello del Húmero:
    • Ocurre en la porción proximal (más cercana al hombro) del húmero.
  2. Fractura del Cuerpo del Húmero:
    • Involucra una fractura en la parte media del húmero.
  3. Fractura del Húmero Distal:
    • Ocurre en la porción más alejada del húmero, cerca del codo.
  4. Fractura de la Espina de la Escápula (Fractura de la Tuberosidad Mayor):
    • Puede afectar la espina de la escápula, una prominencia ósea en la parte posterior del húmero.
  5. Fracturas Transversales, Oblicuas o Conminutas:
    • Describen la orientación de la fractura y si la fractura es recta, diagonal o implica múltiples fragmentos.

Síntomas de Fracturas del Húmero:

  1. Dolor:
    • Dolor intenso en el brazo afectado.
  2. Inflamación y Hematomas:
    • Hinchazón y aparición de hematomas alrededor del área fracturada.
  3. Deformidad:
    • En algunos casos, puede haber una deformidad visible si los fragmentos de hueso están desplazados.
  4. Dificultad para Mover el Brazo:
    • Movilidad limitada y dolor al intentar mover el brazo.

Diagnóstico y Tratamiento:

  1. Radiografías:
    • Las radiografías son la principal herramienta de diagnóstico para evaluar la ubicación y la gravedad de la fractura.
  2. Inmovilización:
    • En casos de fracturas no desplazadas, el tratamiento puede implicar la inmovilización del brazo afectado con un cabestrillo o férula.
  3. Cirugía:
    • Para fracturas más graves, especialmente aquellas con fragmentos desplazados, puede ser necesario realizar una cirugía para realinear y fijar los fragmentos con placas, tornillos u otros dispositivos.
  4. Rehabilitación:
    • Después del tratamiento, la fisioterapia es crucial para restaurar la movilidad y la fuerza del brazo.

El tratamiento específico dependerá del tipo y la ubicación de la fractura, así como de otros factores individuales del paciente. Es esencial que las fracturas del húmero sean evaluadas y tratadas por profesionales médicos, como ortopedas o cirujanos traumatológicos.

Fracturas del radio

Las fracturas del radio son lesiones comunes que afectan el hueso del antebrazo llamado radio. Estas fracturas pueden ocurrir debido a caídas, traumatismos directos, lesiones deportivas u otros accidentes. Aquí se describen algunos aspectos relacionados con las fracturas del radio:

Tipos de Fracturas del Radio:

  1. Fractura del Radio Distal:
    • Ocurre en la porción más cercana al extremo del radio, cerca de la muñeca. Es una de las fracturas más comunes.
  2. Fractura del Radio Proximal:
    • Ocurre en la porción más cercana al codo.
  3. Fractura de la Diáfisis del Radio:
    • Involucra la parte media del radio.
  4. Fractura de la Cabeza del Radio:
    • Ocurre en la parte superior del hueso, cerca del codo.

Síntomas de Fracturas del Radio:

  1. Dolor:
    • Dolor en el área afectada, que puede aumentar con la movilidad.
  2. Inflamación y Hematomas:
    • Hinchazón y hematomas alrededor de la zona fracturada.
  3. Deformidad:
    • En algunos casos, puede haber una deformidad visible si los fragmentos de hueso están desplazados.
  4. Dificultad para Mover la Muñeca o el Codo:
    • Movilidad limitada y dolor al intentar mover la muñeca o el codo.

Diagnóstico y Tratamiento:

  1. Radiografías:
    • Las radiografías son la principal herramienta de diagnóstico para evaluar la ubicación y la gravedad de la fractura.
  2. Inmovilización:
    • En fracturas no desplazadas o levemente desplazadas, el tratamiento puede implicar la inmovilización del brazo afectado con un cabestrillo, férula o yeso.
  3. Reducción Cerrada:
    • En algunos casos, el médico puede realizar una reducción cerrada para alinear los fragmentos de hueso desplazados sin cirugía.
  4. Cirugía:
    • Para fracturas más complejas o desplazadas, puede ser necesario realizar una cirugía para fijar los fragmentos con placas, tornillos u otros dispositivos.
  5. Rehabilitación:
    • La fisioterapia es esencial para restaurar la movilidad y la fuerza del brazo después del tratamiento.

El tratamiento específico dependerá del tipo y la ubicación de la fractura, así como de otros factores individuales del paciente. Es importante que las fracturas del radio sean evaluadas y tratadas por profesionales médicos, como ortopedas o cirujanos traumatológicos. El seguimiento adecuado y la rehabilitación son esenciales para una recuperación exitosa.

Fracturas del escafoides

El escafoides es un pequeño hueso en la muñeca, situado en la base del pulgar. Las fracturas del escafoides son comunes y suelen ocurrir por traumatismos directos, caídas sobre la mano extendida o impactos en la muñeca. Dado que el escafoides tiene un suministro sanguíneo variable y puede ser propenso a la falta de circulación en algunas áreas, las fracturas de este hueso pueden requerir atención especial. Aquí se describen algunos aspectos relacionados con las fracturas del escafoides:

Síntomas de Fracturas del Escafoides:

  1. Dolor:
    • Dolor en la muñeca, específicamente en la base del pulgar, que puede aumentar con la movilidad o la presión.
  2. Inflamación y Hematomas:
    • Hinchazón y hematomas en la muñeca.
  3. Dificultad para Agarrar:
    • Dificultad para agarrar objetos con la mano afectada.
  4. Debilidad en la Muñeca:
    • Debilidad en la muñeca y el pulgar.
  5. Rigidez:
    • Rigidez en la muñeca, especialmente al intentar mover el pulgar.

Diagnóstico y Tratamiento:

  1. Radiografías:
    • Las radiografías son la principal herramienta de diagnóstico para confirmar la presencia de una fractura y determinar su ubicación y gravedad.
  2. Inmovilización:
    • En muchos casos, el tratamiento inicial implica la inmovilización de la muñeca con una férula, yeso o un dispositivo similar.
  3. Cirugía:
    • Algunas fracturas del escafoides pueden requerir cirugía, especialmente si están desplazadas o si hay problemas con el suministro sanguíneo.
  4. Rehabilitación:
    • La fisioterapia y la rehabilitación son importantes para restaurar la fuerza y la movilidad en la muñeca después del tratamiento.

Fracturas de los metacarpianos y falanges

Las fracturas de los metacarpianos y las falanges son lesiones comunes que afectan los huesos de la mano. Los metacarpianos son los huesos largos que se encuentran entre los huesos de la muñeca y los dedos, mientras que las falanges son los huesos de los dedos. Estas fracturas pueden ocurrir debido a caídas, traumatismos directos, golpes o accidentes. Aquí se describen algunos aspectos relacionados con las fracturas de los metacarpianos y las falanges:

Fracturas de Metacarpianos:

  1. Síntomas:
    • Dolor en la mano.
    • Hinchazón y posible deformidad.
    • Dificultad para mover o agarrar objetos.
    • Sensibilidad al tacto.
  2. Diagnóstico:
    • Se realiza a través de radiografías para evaluar la ubicación y gravedad de la fractura.
  3. Tratamiento:
    • Inmovilización con férula, yeso o férula desmontable.
    • En algunos casos, puede requerirse cirugía, especialmente para fracturas desplazadas.

Fracturas de Falanges (dedos):

  1. Síntomas:
    • Dolor en el dedo afectado.
    • Hinchazón y posible deformidad.
    • Dificultad para mover o doblar el dedo.
    • Sensibilidad al tacto.
  2. Diagnóstico:
    • Se realiza a través de radiografías para evaluar la ubicación y gravedad de la fractura.
  3. Tratamiento:
    • Inmovilización con férula o yeso.
    • En algunos casos, puede requerirse cirugía, especialmente para fracturas desplazadas o con lesiones en las articulaciones.

Cuidados Generales:

  1. Inmovilización:
    • Mantener la zona afectada inmovilizada para facilitar la curación.
  2. Elevación y Hielo:
    • Elevar la mano para reducir la hinchazón.
    • Aplicar hielo en la zona afectada durante los primeros días para controlar la inflamación.
  3. Medicamentos para el Dolor:
    • Se pueden recetar analgésicos para aliviar el dolor.
  4. Fisioterapia:
    • La fisioterapia puede ser útil para restaurar la movilidad y la fuerza después de la inmovilización.

Es fundamental buscar atención médica para una evaluación adecuada si hay sospecha de una fractura en la mano. El tratamiento dependerá de la ubicación y la gravedad de la fractura, y puede requerir la participación de un especialista en ortopedia. La pronta atención y el seguimiento adecuado son esenciales para una recuperación exitosa.

Podría interesarte

Complicaciones de las fracturas óseas

Fisiología de la cicatrización ósea

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

3 respuestas a “Fracturas de la extremidad superior”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autora


¡Hola! Mi nombre es Mavi, y soy la creadora y fundadora de esta plataforma dedicada a proporcionar apuntes de enfermería de alta calidad. Soy enfermera de profesión, con una pasión por la educación y el compartir conocimientos para el beneficio de la comunidad de enfermería. Cuento con una sólida formación académica en enfermería, habiendo obtenido mi título de enfermería en 2015. Tengo un máster en atención primaria, otro de oncología y un posgrado de neurología. A lo largo de mi carrera, he trabajado en diversas áreas de la enfermería, incluyendo oncología, unidad de ictus, hospitalización y sociosanitario. Mi experiencia práctica ha sido fundamental para comprender las necesidades de los estudiantes y profesionales de enfermería en su búsqueda de recursos educativos.